lunes, 23 de enero de 2023

Los problemas ofensivos del Betis

Más allá de la actual racha de resultados, los datos nos dicen que el Betis de la actual temporada 22/23 es más sólido defensivamente que el de la pasada (a estas alturas 14 goles en contra frente a 18 de la 21/22) pero mucho menos efectivo en ataque (19 goles fente a 30), algo que coincide con las negativas sensaciones ofensivas del equipo. Menos dominador y menos vistoso, el equipo gana casi siempre con sufrimiento, y está lejos del equipo alegre y brillante disfrutado hace poco menos de un año.

La memoria del bético reconoce la alineación de ese Betis que ganó la Copa, pero conviene recordar que a ella llegó Pellegrini tras muchos ajustes que fueron decantando un equipo titular en el que cada pieza se situó en el ecosistema futbolístico ideal para brillar. ¿Cómo funcionaba? ¿Qué se ha averiado?

Esa alineación reconocible defendía, siempre, en 4-4-2:

 Partiendo de esa disposición en la transición al ataque, ese Betis se desplegaba así en salida de balón:

(Fe de erratas: hemos permutado indebidamente a Bartra y Pezzella)

Es cierto que el modelo de juego del Betis de Pellegrini es muy poco posicional y esas ubicaciones eran muy móviles, particularmente con Canales, Fekir y sobre todo Carvalho acudiendo con frecuencia a la base de la jugada para sacar la pelota jugada. Pero también que el transcurso de los partidos fue decantando esas posiciones ofensivas, en las que cada jugador fue encontrando un lugar natural para sus condiciones. Equipo de largas posesiones, cuando la jugada progresaba las posiciones promedio pasaban a ser estas:

 
Fekir, muy libre, acude a crear superioridad numérica y cualitativa a la zona donde se encuentra el balón. Canales y Carvalho son pasadores con panorama a pie cambiado, y la profundidad y remate los dan los llegadores, Juanmi y Borja, más la velocidad de los laterales, que irrumpen en velocidad desdoblando a sus teóricos extremos. Esto, punto importante, obliga a la zaga rival a recular por su amenaza, lo que crea espacios entre sus dos líneas defensivas.

 

Llega el verano de 2022

 El mercado de fichajes de la última pretemporada trajo un par de noticias relevantes:

- La baja de Bellerín, que dejaba como potenciales laterales a Sabaly, mejor defensor que el catalán pero menos profundo, y a Ruibal, jugador multifunción y a la vez sustituto natural de Juanmi en el extremo izquierdo, como uno de los pocos diestros extremos de la plantilla.

- El alta de Luiz Henrique, apuesta corporativa, jugador de enormes condiciones físicas y técnicas, que ha evolucionado muy positivamente en lo táctico en los últimos meses, pero con el que la dirección deportiva repetía un error muy concreto ya cometido con Lainez en tiempos de Serra, más allá del nivel de uno u otro jugador: se volvía a fichar un perfil superpoblado en la plantilla, el de jugón zurdo (mediapunta, extremo...), para el que ya se contaba con Canales, Fekir, Rodri e incluso Cruz en el filial (entonces fue Rober).

El inicio de temporada trajo una nueva noticia, y nada buena: la lesión de larga duración de Juanmi, jugador decisivo por sus goles y movimientos, pero además de perfil sin sustituto natural, más aún dada la necesidad de usar a Ruibal en el lateral derecho.

Pellegrini se vio entonces obligado a decidir quién ocuparía como titular ese puesto vacante de extremo izquierdo. Sin duda el chileno, que sabe muchísimo de esto y ve entrenar cada día a sus jugadores, tuvo sus razones para situar ahí a Canales y no a Luiz Henrique. Entre ellas, que el joven zurdo brasileño (al que no falta potencia para jugar a pie natural) siempre fue en su país extremo derecho, y cambiarlo de posición en el campo añadiría dificultades a quien ya debía adaptarse a un cambio de liga, de ciudad e incluso de continente. El damnificado fue Canales: el cántabro rinde mucho mejor a pie cambiado, en zonas de interior derecho, donde gana perspectiva como pasador y controla el balón con su zurda alejando a su marcador del balón, y ha sufrido en el Betis siempre que ha tenido que jugar en la banda izquierda.

Un par de detalles han complicado aún más la situación: el hábito de Luiz Henrique de pegarse a la cal de la banda en todas las fases del juego ofensivo, sin dejar espacio al lateral para doblarlo por fuera, y la baja de Álex Moreno, que abre la incógnita de si su sustituto, Abner, dará la profundidad debida al ataque. Todo ello ha mutado el último de los gráficos antes mostrado, el del ataque posicional del Betis, hacia esto:


No solo han desaparecido los goles de Juanmi: con un Luiz Henrique que la pide casi siempre al pie, el ataque del Betis ha perdido desmarques en profundidad, salvo los obvios de Borja y los esporádicos de Canales, y con ello no solo opciones de gol y juego por banda, sino también los espacios entre líneas que provocaban. Raramente hay desdobles por la derecha, al punto de que Sabaly (o Ruibal) se ve frecuentemente obligado a doblar a su extremo por dentro, con fortuna solo a veces (Ruibal vs. Elche). Abner es aún una incógnita. Canales no disfruta de perspectiva de pase, y el ataque es previsible, reducido en espacios, carente de rupturas y dependiente de la inspiración de Fekir y Carvalho.

¿Cómo solucionar esto? A la espera de la vuelta de Juanmi, lo natural parece cambiar a la izquierda a Luiz Henrique y pedirle más desmarques al espacio y llegada al área. Tiene potencia sobrada para ambas cosas, no maneja mal la derecha, y recolocaría automáticamente muchas piezas del mecanismo. A cambio, se pondría en riesgo su encarrilada adaptación a LaLiga, con todas las consecuencias (incluso económicas para el club) que esto pueda conllevar.

Sea como sea, el ataque del Betis necesita decisiones.

13 comentarios:

  1. Coincido Totalmente en cuanto dices: obliga a la zaga rival a recular por su amenaza. Para mi la clave q resume todo el analisis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para mí eso no es tan importante como los goles, pero casi. Hemos perdido mucho ahí.
      JR

      Eliminar
    2. Perder por ganar.Y no sólo me refiero a la revalorizacion de LH sino también a la creación de juego. Juan Cruz por Canales o la dupla Miranda-Rodri pueden ser las soluciones más factibles ante el Getafe.

      Eliminar
    3. Perder a Canales para mí es un minidrama. Algo se estaría hacieno mal.
      JR

      Eliminar
  2. Sin duda alguna la baja de Juanmi ha hecho muchísimo daño, el entrenador hasta ahora no ha sabido encontrar respuestas al problema de esa banda, más allá de Juan Cruz que creo que es el zurdo con más condiciones para jugar a pie natural, y Luiz Enrique, que me sigue pareciendo sorprendente que aún no lo haya probado, hay una realidad en el hecho que Canales desde prácticamente marzo, es un jugador que intenta muchísimas cosas en el campo y aporta casi nada, se le ve incómodo y peleado con el mundo, y no se puede achacar a jugar en la izquierda porque con la baja de Fekir ha podido jugar mucho tiempo en posiciones centradas y prácticamente su aportación ha sido nula, y eso está lastrando muchísimo el engranaje del equipo, obligando a Rodri, al que se le ve con bastante más ideas y frescura, a jugar en banda izquierda en la que prácticamente se queda en nada, además de taparle la salida al lateral. En ese sentido una de las razones de abrir a Luiz Enrique, y cerrar con Sabaly, era darle mucha más altura a Alex Moreno, de modo que los dos jugadores de banda eran el brasileño y Alex, el problema es que sin Fekir, que es el que atrae jugadores y libera compañeros, cosa que Canales no ha podido hacer, ha sido difícil hacer en llegar balones en ventaja al brasileño.
    Es hora del entrenador de tomar decisiones, la primera poner al único extremo zurdo que tenemos, Ruibal, la segunda poner a los jugadores que más aportan, y los demás a entrenar fuerte para recuperar su puesto, se llamen como se llamen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando digo zurdo Ruibal, me refiero a su posición más natural, que es extremo a pie cambiado.
      Le falta calidad en la definición y en los controles, pero tiene todo lo que necesita este equipo para encontrar armonía y lógica en las posiciones y el juego.

      Eliminar
    2. Pues sí, no nos acordamos de Ruibal como extr. izqdo. (yo solo reparé repasando alineaciones del año I) pero es sin duda el relevo natural de Juanmi. Va al espacio y compensa con trabajo sus defectos.

      A Canales creo que lo minusvaloramos a veces.

      Saludos,
      JR

      Eliminar
  3. Llevas razón en la problemática de Canales, pero no es una bajada de rendimiento solo por la posición, porque no siempre juega pegado a banda izquierda. Hay más aspectos que debe mejorar, Canales lo sabe y lo hará. Menos rendimiento aún que Canales aporta Rodri por esa banda, que aunque hace jugadas más llamativas porque busca línea de fondo, poco o nada llega a buen puerto. William José directamente es un cero a la izquierda. Y Borja debe buscar más inspiración, aunque es verdad que el juego ofensivo del Betis está siendo menos fluido y eso le afecta al Panda. Puede que el cambio propuesto de pasar a LH a la derecha, una vez que ya se está acomodando al ritmo de competición, de sus frutos, pero la actitud y, sobre todo, la precisión, deben mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo busco soluciones tacticas, ante todo. Y sí veo perjudicado a Canales y, sobre todo, la mecanica gral.

      Salud
      JR

      Eliminar
  4. A parte de todos los comentarios, muy acertados en mi opinión, empezando por el editor del blog, hay un echo objetivo y que salvo W. Carvalho, el resto o han bajado el nivel(W José, Borja, Guido,etc) o no están por lesiones, traspasos, fin contrato, etc

    ResponderEliminar
  5. Siempre es una alegría degustar estos análisis. Esperándolo estábamos. Hay cosas interesante. Creo que a la gran mayoría se nos ha pasado por la cabeza pasar a Luiz Henrique a la izquierda dada sus características más de extremo en comparación con Canales o Rodri que son más interiores. Puede ser una explicación bastante loable la que se explica. Que prevalezca la adaptación. Por otro lado, me llama la atención la posición donde cada jugador va a su lugar natural, la imagen donde Borja y Juanmi están en punta. ¿No se asemeja mucho al 3-4-1-2 que tanto nos gustaba en la época de Setién? No hay que ser estricto con las posiciones, y menos con MP, pero es que nada más verlo se ve que está muy bien distribuido y casualmente tenía éxito. ¿se puede ser posicionalista de manera natural o intuitiva?
    Estupendo como siempre estos análisis los cuáles apreciamos enormemente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, y me alegra verlo por aquí! Pena que nonpueda escribir más. Y sí, el 442 en rombo se parece mucho al 3413, y de hecho a veces lo es, si Guido va entre centrales.

      MP es poco posicionalista en el sentido de que da libertad de movimientos, pero de todos modos ciertas zonas de influencia lógicamente hay, y hay que colocar bien los peones...o dejar que ellos lo hagan. Sucedía, y ya no.

      Saludos!
      JR

      Eliminar