lunes, 23 de enero de 2017

Betis 0 - Sporting de Gijón 0 (19ª jornada de LaLiga)

BETIS (0): Adán; Piccini, Bruno, Donk, Pezzella, Durmisi; Brašanac (Petros, m. 52), Ceballos; Jonas Martin (Nahuel, m. 82); Zozulia (Álex Alegría, m. 52) y Rubén Castro.
SPORTING (0): Cuéllar; Lillo, Babin, Amorebieta, Canella; Xavi Torres;
Víctor Rodríguez (Moi Gómez, m. 60), Carmona (Burgui, m. 85), Nacho Cases, Isma; y Cop (Carlos Castro, m. 75).
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité Navarro). Mostró tarjeta amarilla a Dani Ceballos, Bruno, Babin y Lillo.
35000 espectadores y muy buenas condiciones en el Benito Villamarín. Minuto de silencio en memoria de la abuela del Betis.


Fue superior ayer el Betis a un Sporting de muy poca calidad, pero no le alcanzó para marcar en un partido muy cerrado y escaso en ocasiones: apenas una clara para los visitantes y un puñado de ellas para los locales, todas en el tramo central de la primera mitad.

Fue ese el único pasaje en el que se aceleró el partido; durante casi toda la primera mitad pareció que los béticos jugaban con el freno de mano echado y podrían meter un par de marchas más, aunque cuando lo intentaron en la segunda quedó en evidencia su falta de capacidad técnica para dar más velocidad y calidad a la circulación de balón: sólo lograron aumentar su cuota de posesión y que el Sporting se aculara en su área. Este detalle –la incapacidad técnica de algunos jugadores–, como la pretensión (parece que de resolución inminente) de fichar a Pardo, deja en evidencia el trabajo de la dirección deportiva, que eligió, un año más, cantidad por encima de calidad, y no sólo superpobló ciertas posiciones (como la de interior) sino que lo hizo con jugadores de bajo nivel.

Por el contrario, y a nuestro modesto entender, poco más se puede pedir al actual entrenador, al menos a nivel táctico. Ha ordenado al equipo, ha logrado que encaje pocos goles, trabaja bien el balón parado y, sobre todo, ha encontrado un sistema que explota las virtudes de su plantilla y oculta sus defectos: sin laterales poderosos defensivamente (pero sí profundos en ataque), sin un mediocentro posicional de calidad (en realidad, con medio mediocentro, del tipo que sea) y, tras la marcha de Musonda y el reciclaje de Joaquín, sin un solo extremo de nivel, ha encontrado un 3-4-1-2 que no necesita ninguno de esos roles, aprovecha el exceso de interiores (buenos o malos) de la plantilla y, generalmente, saca a escena a los mejores jugadores disponibles. Excepción fue ayer Zozulia, un futbolista que definitivamente no da ni de lejos el nivel necesario para un Betis.

El 3-4-1-2, excelente sistema para espaciar a los jugadores, estaba además ayer perfectamente escalonado para la salida de balón. Víctor eligió a Brašanac y Ceballos para el doble pivote y, con buen criterio, dejó al poco fiable Jonas (disperso en defensa y arriesgado con balón) más adelantado, justo tras dos puntas que se abrían a los costados. Escondido en ataque Brašanac y falto de clase Jonas para su puesto (pese a enfrentarse a un tal Xavi Torres), el ataque bético fue monopolizado de nuevo por Ceballos, ayer algo espeso. El sistema sportinguista cerró además bastante bien las vías interiores, y los béticos sólo lograron cierta profundidad cuando consiguieron hacer circular la pelota con velocidad por banda. El esquema defensivo sportinguista, un 4-1-4-1, tenía parejas claras por dentro (Torres con Jonas, interiores con interiores), pero no por fuera: los extremos visitantes saltaban generalmente a presionar al central de su lado cuando le llegaba el balón, arrastrando a su lateral hacia el carrilero bético, mientras el resto de la defensa basculaba hacia ese lado:
 
Presión alta del Sporting con balón en pies de Pezzella

Como puede verse, el carrilero contrario (Piccini en el caso de balón en salida por la izquierda) quedaba como hombre libre, de modo que una circulación rápida o un buen cambio de juego podía hacer daño. Con el paso de los minutos el Sporting dio un paso atrás y permitió salir en conducción a los propios Bruno y Pezzella. La defensa visitante siempre trató de jugar lejos de su área, sin dejar apenas espacio entre líneas, lo que unido a la incompetencia de Jonas y Zozulia dio pocas opciones a los locales.

En sentido contrario, el esquema bético encajaba como un guante (hombre por hombre) con el sportinguista, de modo que los béticos, obligados además por jugar en casa y por su supuesta superioridad, fueron cada vez con más frecuencia (según avanzaron los minutos) a la presión alta sin reserva de hombre atrás, hasta encerrar a su rival a costa de ciertos riesgos.


Con balón en pies del Sporting 
Jugador por jugador
Adán: Poco trabajo.
Bruno: Muy activo y concentrado, como siempre.
Donk: Bien, a su displicente manera. Con él atrás la pelota sale mucho mejor jugada.
Pezzella: Muy buen partido. Lo ganó todo por arriba y sigue progresando en la salida de balón.
Piccini: Muy bien. Dominador de su banda y profundo, aunque esta vez no acabó bien las jugadas.
Brašanac: Defiende bien y cuando la juega lo hace con sentido, pero se esconde mucho para no tener que hacerlo. Será baja varias semanas.
Ceballos: Menos atinado de lo habitual, pero aun así de lo mejorcito.
Durmisi: Un peligro en ambas áreas. Es una pena que su comprensión del juego y su control del balón no sean (al menos de momento) del nivel de su cambio de ritmo y su golpeo.
Jonas: Decepcionante, pese a dos buenas maniobras en la segunda parte y algunas caídas interesantes a la izquierda. Es trabajador y dinámico, pero sencillamente no da el nivel técnico para el goloso puesto de fantasista, un verdadero caramelo para jugadores con talento en el que se espera a Joaquín. Un fracaso de Torrecilla.
Castro: Mal. Bien defendido, apenas apareció.
Zozulia: Un fichaje casi tan inexplicable como el de Tarek de Macià.

Petros: Ha perdido chispa y confianza.
Alegría: Tras su salida el rival juntó mucho líneas, lo que perjudicó mucho su fútbol, ideal cuando el contrario va a la presión alta.
Nahuel: Nada.

Víctor: Su trabajo parece bien hecho. Si el equipo no da para más es por falta de calidad. 

El detalle
El partido acabó con una sonora y exagerada bronca del público, digna de las vergonzosas derrotas de hace un año ante Athletic o Eibar.

Los comentarios son bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

11 comentarios:

  1. De nuevo muy acertado a mi parecer el análisis. Salvo en el último detalle: La bronca estaba totalmente justificada para mí. El equipo debió arriesgar más ante un blandito rival que debió irse de vacío del Villamarín. Toque de atención a TODOS los estamentos del club. Hay que subir el nivel de técnico, de actitud y de exigencia.

    Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fran. Evidentemente la cuestión de si está justificada o no es subjetiva. Sí creo que la comparación con esos ridículos caseros del año pasado la hace exagerada, pero no necesariamente injusta.

      Saludos
      JR

      Eliminar
  2. Hola J.R,

    Antetodo darte las gracias por tus análisis, porque al menos yo, ¡los espero cada inicio de semana!

    No pude ver el partido, pero sí vi esa parte central y final de la primera parte, parece que fue de lo mejorcito.... y con eso, esperaba que nuestro Betis tuviera un resultado más positvo.

    De todas formas, yo veo a un equipo que está haciéndose cada día más sólido... veo al afincioando bético con demasiada intranquilidad y a los periodistas como víboras dedicándose a opinar en vez de informar.

    Probablemente creo hasta que Poyet tiene razón cuando dice que el ambiente está muy enrarecido. No la tuvo, claro está, en los resultados ni en el juego.

    ESTE AMBIENTE ENRARECIDO viene dado a mi parecer por dos cosas:
    - LA LUCHA POR LA PROPIEDAD Y CONTROL DEL BETIS
    - LOS BUENOS RESULTADOS DEL SEVILLA

    Ambas cosas hacen que los periodistas hablen según intereses y que el aficionado olvide nuestro grito de guerra y arcaismo "MANQUE" PIERDA.

    Nos falta ataque, aunque tengamos a un crack, porque Rubén no puede suplir los goles de 4 o 5 jugadores que deberían aportar en ataque y no aportan más que pases en paralelo o atrás....

    Así que, este año, seremos 10º como bien marcado estaba el objetivo.... el año que viene, con más dinero, con un Sanabria más maduro y con un equipo sin problemas de dueños ni de estadio (RECORDEMOS QUE EL CAMPO ESTÁ ABIERTO..... y eso HACE QUE TODO EL ESTADO ESTÉ MÁS FRíO) tendremos más ataque y más ilusión.....

    mientras, mantengamos las ganas y el apoyo!

    R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, R. Así sea todo... Evidentemente la situación de los vecinos y la accionarial influyen muchísimo. Sí tengo más dudas de que la bronca no sea justa y necesaria, aunque exagerada.

      Salud y buen viaje
      JR

      Eliminar
  3. Buenas a todos,

    Yo tambien opino que el analisis es muy acertado y destaco las apreciaciones sobre los jugadores, das en el clavo JR. Cuando un jugador tiene funcion defensiva o de pegamento, suele bastar con que tenga entrega despligue fisico (Brasanac, Petros) pero a la hora de ataque, de romper a rival, desequilibrar una defensa, marcar diferencias... ahi con eso no vale. Por eso, jugadores como Jonas o Zozulya no sirven en ligas mayores.

    Ya entrando en opinion general (el partido, creo que el analisis de JR lo deja muy claro) yo
    Respecto a la pitada, me posiciono en un termino medio. Creo que esta bien pitar como descontento ante un partido que se debio ganar si se espera estar entre los 10 primeros aunque el aficionado debe saber que con las bajas, se puso en liza todo lo que habia. Esto a mi me lleva al siguiente punto.

    Mi duda es... Tenemos equipo realmente para estar el 10 o mas arriba? Yo, personalmente creo que no de forma clara, solo salvo que se den circustancias positivas y a final de temporada todo este muy ajustado en la tabla. Tener una buena temporada no debe basarse en tener un excepcional rendimiento de 3-4 jugadores como hace historicamente el betis, sino por un nivel medio de plantilla solido, del bloque.

    Esos 3-4 jugadores cracks se iran, se venderan, tendran lesiones o simplemente bajaran de forma y si se tiene una mediocridad de plantilla, tapados por los 3-4 cracks su rendimiento, tras ellos viene el tortazo. Cada cierto tiempo saldra un Ceballos, o un fichaje que salga bien a lo Benat o Ndiaye que reporte millones... pero si a la vez se tienen remoras que hay que pagar para desvincular o parte de la ficha al cederlos a Getafes las plusvalias se pierden.

    Para crecer hace falta aumentar el nivel competitivo de la plantilla en TODAS sus posiciones. Con una buena plantilla, las bajas no resienten el potencial que debe dar el equipo ante un rival menor y todo jugador dara dinero por caja. Asi, eventualmente, se llega a europa mas pronto que tarde.

    Yo personalmente creo que el camino actual es el correcto tras evitar el carajazo con el bocachancla de Poyet. Hay criticas a Victor sobre que el equipo es plano... pero es que hay muchas mas opciones de jugadores creativos con los que pueda jugar? El equipo se posiciona bien, con un sistema acorde a lo que hay y trabajando la estrategia, etc. Y Respecto a Torrecilla, tiene sus aciertos y sus fallos como todos... pero no veo que ningun error suyo vaya a hipotecar al club. Jonas puede salir por el mismo dinero que vino, tiene mercado. Zozulya vino gratis, puede dejar plusvalia incluso y tiene salida en China,Rusia, etc. Podemos decir lo mismo de Digard? o de Vargas? o de Fali el de las croquetas? Es mas, en vez de venir ahora el Damiao de turno por una morterada de dinero por unos meses, R.Pardo. Riesgo cero y un jugador interesante que en otra epoca, estaria cedido ahora en el Malaga o Español antes que venir aqui.

    En fin, perdon por salirme del tema, pero al final me he extendido al dar mi opinion general del club. En fin, poco a poco y a pedir desde la grada que TODOS los jugadores sumen y que nadie haga solo bulto en el campo.

    Saludos bohemios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el exhaustivo comentario, H.

      Creo que estamos de acuerdo en todo menos en el análisis del trabajo de Torrecilla (con el que acabo de despacharme a gusto, dicho sea de paso). Evidentemente el objetivo de cualquier DD (y deseo del aficionado) es tener buenos jugadores en todas las posiciones. El problema es cómo lograrlo. A mi modesto entender, y dejando a un lado las salidas "por arriba", o sea, las ventas millonarias (como la de N'Diaye, pero raras en el Betis, por desgracia), es muchísimo más rentable fichar poco y bueno que mucho y (todo no puede ser) malo. Una plantilla de 20 más canteranos se haría el verano que viene dando diez bajas y fichando cuatro jugadores CLARAMENTE mejores que lo que hay, para ser titulares. Si José Carlos, Fabián, Navarro o Cejudo me dan ya un 4, ¿qué sentido tiene traer diez Felipes y Jonas que me pueden (o no) dar un 5 en lugar de tres o cuatro jugadores de calidad garantizada que me den un 7? En cuatro años, SIN URGENCIAS, a ese ritmo se puede renovar un once con verdaderas garantías, en lugar de ver salir y entrar esos Damiaos, Zozulias, Nahueles, Portillos, Pardos, Toscas, Mandis...

      Podemos comentarlo en el post siguiente. Un saludo.
      JR

      Eliminar
  4. Acertado como suele ser habitual, volvemos al debate de la cantidad frente a la calidad.

    Otra de las carencias que se vieron en el partido fue la poca intención de presionar arriba para conseguir robos en posiciones adelantadas conforme se agotaba el tiempo. Y eso no viene dado por la calidad sino por la ambición por ganar.

    Viene Rubén Pardo pero antes se preguntó por Halilovic, lo que me hace suponer que no se andaba buscando un mediocentro posicional sino un jugador que venga a ocupar el puesto de J. Martin. El diagnóstico sería acertado porque el francés no da el nivel y Joaquín me temo que ya tampoco.
    Con Donk jugando donde debe, de defensa, y Mandi eliminado de la copa de África no veo la necesidad de traer otro central.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, cantidad o calidad. Y ya está aquí Tosca, SEXTO central. Me llevan los demonios. Acabo de escribir sobre ello....

      Falto ambición, cierto. Pero el equipo tampoco da para mucho más. El responsable lo tengo claro: quien se gastó una tira de millones en interiores que son peores que un suplente de la Real. No veo mucha discusión aquí.

      Gracias por estar ahí, P.
      JR

      Eliminar
  5. Cual es el mejor sistema para este Betis es un misterio..
    Parece que el 4-3-3 del entrenador de chinos era bastante desaconsejable si la solución era tirar a banda a Rubén y hacerle defender como si tuviera 20 años.

    Este 5-3-2 parece mas equilibrado e incluso ese 6-2-2 frente al Athletic puede aceptarse como válido. Pero frente a equipos de la zona baja, se debería ir un poco mas al ataque.

    Para mi gusto, el sistema mas compensado es el "anticuado" 4-4-2. Este sistema tiene una ventaja clamorosa frente a los otros, con los desdobles de los laterales haciéndose un dos contra uno en banda y siempre que haya un balance de bandas alternándose en ataque.

    Con el sistema de Victor, Durmisi y Piccini suben mucho pero en uno contra uno sin desdobles porque no hay nadie en banda perdiéndose la sorpresa de la subida del lateral.

    Además, si tienes 5 defensas y 3 medios y estos últimos no se descuelgan con libertad en ataque, no hay segunda linea que aporte goles a la temporada (no se las estadísticas pero entre Ceballos, Petros, Jonas, Felipe... no deben llevar muchos goles)

    El otro día si entendí las criticas. Me parece bien que se salga con recelo al campo, incluso si juegas con equipos muy muy cortos... pero si en el minuto 70 no has conseguido nada, algo el entrenador debe cambiar.
    No se, un Brasanac por Nahuel subiendo al medio a Donk poniedo un 4-4-2 con Ceballos por la izquierda...

    Algo, el entrenador debe cambiar algo, no esperar a ver si con lo que pensaste en la semana ganas.

    Miedo me da el Barca !

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alex.

    Con lo último, como recurso, estoy de acuerdo: bien se pudo cambiar de sistema (mover el árbol, a ver si cae fruto), y ese simple movimiento de adelantar a Donk habría servido; ese es mi querido 4-4-2 asimétrico.

    Como sistema principal, sin embargo, no estoy de acuerdo en absoluto. ¿Por qué? Cierto que falta gol, pero dos delanteros y un mediapunta detrás, más una segunda línea de cuatro (hasta Piccini y Durmisi llegan últimamente) debería bastar. Para mí la defensa de cinco es un soberano acierto de Víctor, porque tapa muchas carencias a la vez: las defensivas de Piccini y Durmisi (irrenunciables en ataque), la falta de extremos, la falta de un mediocentro en condiciones... El 442, incluso asimétrico, sería dos agujeros en los laterales, Donk mediocentro, Nahuel titular y sin competencia... Y no creo que se ganara mucha llegada.

    Evidentemente una plantilla mal estructurada tiene que ver con esto. ¡Saludos!
    JR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PS: Con este sistema temo al Barça un poquito menos.

      Eliminar