lunes, 31 de octubre de 2016

Betis 0 - Espanyol 1 (10ª jornada de Liga de Primera División)

BETIS (0): Adán; Rafa Navarro (Álex Alegría, m. 79), Pezzella, Mandi, Álex Martínez; Petros, Jonas (Nahuel, m. 62), Joaquín (Cejudo, m. 62), Felipe Gutiérrez; Rubén Castro y Sanabria.
ESPANYOL (1): Diego López; Aarón, David López, Diego Reyes, Víctor Sánchez;
Hernán Pérez (Demichelis, m. 81), Javi Fuego, Marc Roca, Piatti (Diop, m. 75); Baptistão (Reyes, m. 69) y Gerard.
0-1, m. 62: Diego Reyes.
Árbitro: De Burgos Bengoetxea. (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla a Pezzella, Jonas, Felipe Gutiérrez, Hernán Pérez, Piatti y Víctor Sánchez.
38000 espectadores en el Benito Villamarí y buenas condiciones para el fútbol.


El flojo partido jugado hoy por el Betis ante el Espanyol resultó tan igualado como tantos otros y se decidió en el acierto en las áreas.

Primera hora de juego
Adolecía el Betis esta temporada, a nuestro entender, de dos problemas graves: la situación en el campo –cuando está en él– de Rubén Castro y un modelo de juego obsoleto. Arregló Poyet con su alineación el primero de ellos, pero no el segundo.

Y es que tanto Quique Sánchez Flores como el preparador uruguayo del Betis optaron por un rígido 4-4-2 de mediocentros paralelos como sistema de juego, tanto en defensa como en ataque, lo cual hacía presagiar –y en efecto así fue– un partido áspero y poco vistoso. Los visitantes colocaban un equipo clementista, con cuatro jugadores en las zonas de centrales y mediocentros de esos que la secretaría técnica del Betis no fue capaz de hallar –salvo Donk– en el mercado: centrales convertibles a mediocentros, o viceversa, que jugaron rodeados de laterales, extremos y delanteros veloces capaces de salir disparados a toda velocidad tras robo; el Espanyol apostaba claramente por los espacios como modo de buscar la portería rival, aunque no rifaba fácilmente el balón cuando tenía que jugarlo desde atrás.

El 4-4-2 del Betis tenía una naturaleza algo distinta. Ante todo, Petros y Jonas, los mediocentros, son futbolistas con alma de interior, tendentes a la movilidad, el amplio recorrido, el dinamismo, la conducción y la presión adelantada, más que a mantener la posición. Por la derecha quedaba Joaquín, extremo natural con recientes tendencias interiores (cosas de la edad), y por la izquierda Felipe, que carece de velocidad para ser jugador de banda. Aunque Petros se situaba entre Jonas y Felipe, la falta de finura táctica de Poyet, y su gusto por un ataque móvil, un tanto desordenado y dejado a la inspiración de los jugadores, dejó pasar la oportunidad de meter a Felipe por dentro y dejar caer (en ataque) a Castro a la izquierda, lo cual hubiese metido un hombre más en zonas interiores y repartido mejor los roles y los espacios ofensivos de los béticos. Al contrario, no fue nada raro ver a Joaquín haciendo de verdadero interior, labor que cumple bien pero que obligó varias veces a Felipe a aparecer en posiciones excesivamente adelantadas.


Sanabria, pareja de Rubén, y Rafa Navarro, por Piccini, completaban un equipo algo más ordenado y pausado que en jornadas anteriores, pero con problemas para elaborar el juego. Con un Espanyol cómodo sin balón pero no muy encerrado atrás resultó un partido feo y algo bronco, en el que el Betis tenía más el balón (pese a no ejecutar una buena presión tras pérdida) pero sólo llegaba en contras tras los habituales robos de Petros. Jonas, único interior para hacer de segundo escalón por delante del brasileño, apenas se escalonaba con este y además es jugador menos fino de lo que el bético esperaba.

El dominio del Betis fue especialmente intenso en el arranque de ambos tiempos. Tras perder algo de fuelle en el segundo, pasada la hora llega el gol del Espanyol en un córner mal defendido.

Última media hora
Poyet pasa de inmediato a un 4-4-2 más abierto con Felipe ya en el mediocentro y Cejudo y Nahuel en bandas. El Espanyol saca más defensas, se encierra a la vieja usanza y junta muchísimo las líneas,hasta el punto de que la principal vía de llegada bética son los balones directos de Felipe hacia Álex Martínez a la espalda del lateral derecho.

Álex Alegría entra como, digamos, delantero por la derecha, con Rubén entre Sanabria y él, y sus bajadas de balón y el empuje de Cejudo logran acular al Espanyol y, aunque a pelotazos, crear algún peligro cerca del final. El partido acaba con una gran parada de López.

Jugador por jugador
Adán: En el gol, un remate muy cercano, no logró hacer el milagro que sí hizo Diego López al final.
Navarro: Partido muy aseado. Sin brillantez pero ordenado. Buen debut.
Mandi: Partido correcto, con buena salida de balón, pero el gol retrató su blandura en la marca.
Pezzella: Llegó tarde a varios cruces, cosa rara en él.
Álex Martínez: Controló bien a Hernán y aprovechó bien el pasillo que este le dejó.
Joaquín: Pone la poca calidad en la construcción que hay.
Jonas: No es el medio constructivo que algunos quisieron ver, aunque es dinámico y toca aceptablemente el balón. Otro interior corretón más, como Petros, Brasanac o Felipe (cada uno a su estilo).
Petros: Otro partidazo enorme, de recorrido e intensidad exagerados y acierto en el juego.
Felipe: Aunque la cierre en defensa, en ataque no debiera pisar tanto la banda, porque su fútbol es otro.
Sanabria: Está verde, y se le nota. Amaga pero casi nunca da. Le faltó instinto rematador.
Rubén: Poco suministrado y bien marcado, apenas pudo soltar un tiro.

Nahuel: Salió en circunstancias complicadas y lo notó.
Cejudo: Muy bien. Metió muchísimo empuje.
Álex Alegría: De repente Poyet recordó cómo ganaba metros su equipi hace tres partidos. Buen trabajo.

Poyet: Ha querido hacer alineaciones conformes a las presiones que le llegan (Sanabria por Álex Alegría, Castro arriba) pero no ha tenido la sutileza táctica para lograr una buena colocación ofensiva y un buen fútbol con ella.

El detalle
El público apoyó en todo momento al equipo y las críticas apenas aparecieron al final de cada tiempo y en los últimos quince minutos. El ambiente del Villamarín no es excusa: todo lo contrario. 
 
Los comentarios son siempre bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

14 comentarios:

  1. Al igual que el año pasado defendia que no habia plantilla para mucho mas por mucho que el betico se quejase y demasiado bien se quedó, este año hay plantilla para mucho mas y Poyet no le está sacando rendimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, aunque tiene desequilibrios. Muy dirigida a cierto juego, me temo.
      JR

      Eliminar
  2. El esquema no parecía funcionar con un Joaquín por todos sitios y ninguno (no recuerdo ni un solo desdoble de Rafa a Joaquín), con un Felipe por ningún lado(que aporta este chico taqn tiutlarísimo que no aporte Ceballos??) y unos delanteros que nunca se encontraron ni para pasársela entre ellos ni una sola vez.

    Con eso, no hubo cambios y en otro balón rematado justo en la frontal del area chica mientras que Adán se quedaba justo en debajo del Larguero (ooootra vez y otro gol y ya van 4 así creo..) pues se acaba el partido.

    Creo que un entrenador debe anticiparse a eso y si en el descanso el equipo no funciona como debe, pues que modifique el dibujo.

    Rubén estuvo desconocido. Tuvo solo una y chutó a las nubes. Algo debe pasar en ese vestuario.

    Aparte de que tacticamente el equipo en ataque no sabe por donde va, porque no se ven dos jugadas similares en ataque, movimientos ensayados... en fin trabajo, el muchacho es torpe torpe con la prensa y con el vestuario.

    Si lo de Rubén en Pamplona me pareció o una gran torpeza o una provocación, lo de Ceballos ha sido otra.
    Tanto trabajo costaba dejarle en el banquillo y quitar a Brasanac o Piccini ??? Parece que quiere imponerse a la opinión pública a base de mamporros. Craso error.

    Parece que sacando pecho se cree que va a estar mas valorado y se lo van a partir por la mitad, por listo.

    Para ir con tanto orgullo... antes hay que ganar.

    Tacticamente me parece muy corto y con sus declaraciones parece un amateur.

    Sustitutos ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En debajo del Largero...
      Estoy tan indignado que ya no se ni lo que escribo..

      Eliminar
    2. Jaja.... El tema Ceballos tiene que tener mar de fondo, porque si no no se explica que el mejopr de la pretemporada haya desaparecido así. Me huele que hay culpas compartidas, pero desde fuera es imposible saberlo.

      Efectivamente Joaquín apare3ció demasiado por dentro, que es por donde debió aparecer Felipe más. La libertad caótica ofensiva del equipo provoca problemas posicionales que cierran a veces el campo, y si el rival es listo y junta líneas se te forma el atasco del otro día, sobre todo en zona de ataque. No hubo extremos, por decirlo pronto y fácil, y eso atorño la zona de Rubén y Sanabria.

      Mal camino lleva Poyet en lo táctico.
      Saludos
      JR

      Eliminar
  3. Yo ya paso del betis, todo los años es una desilusión tremenda, otro año con un entrenador de mierda y a empezar de nuevo otra vez, bueno esta vez espero que no echen de nuevo al director deportivo y que sea el el que se encargue de buscar al nuevo entrenador y no traer a otro dd para que fiche a 15 nuevos la temporada que viene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. That's the question, como venimos denunciando aquí desde hace demasiado tiempo. Todo es una interinidad permanente. Así es imposible.

      No se me aburra ;)
      JR

      Eliminar
  4. Buenas a todos,

    Se me hace complicado analizar el partido sin entender la trayectoria que se lleva, y es lo que explica que el Español jugara a simplemente estar ordenado para ganar un punto seguro o 3 si aparecia un error/acierto, como fue. El petardazo para este partido se olia de forma clara tras sonar la flauta en Osasuna.

    Para mi es clave en el devenir es la nula importancia que se le ha dado a las palizas contra los grandes para entender esta linea de mas a menos. Se empezo con una hostia gorda y al poco de empezar a reaccionar, otra igual. Se puede perdonar perder, pero no pre-aceptar perder. Y aun menos pre-aceptar que te destrocen la autoestima del equipo con goleadas enormes y actuar como si nada, como un desastre natural, porque se manda un mensaje velado de que las derrotas no duelen. NO. Esto es el Betis y esto es 1a. Se puede perdonar perder un partido asi, pero no se puede nunca perdonar perder la imagen del club. Nunca.

    Ejemplo? Bacerlona 1 - Todo poderoso Granada 0. Esta el Granada tocado para los proximos partidos? Ni lo mas minimo. Tiene el Granada mas plantilla que el Betis como para forzar perder por la minima? No. Manda cojones (con perdon JR) que diga Poyet que es complicado jugar en casa cuando el mismo Granada se puso 0-2 aqui y fue la aficion la que levanto al equipo. Como dices, la aficion apoya siempre, solo pita al final cuando el balon no esta en juego. Estas derrotas, junto con los pulsos a Ceballos, Ruben, etc estan desconectando poco a poco a la plantilla. Se me hace un espejismo ver que fue la misma que hizo media hora muy buena ante el Valencia.

    A mi me da igual que Poyet sea sincero, honesto, falso o que le guste la pizza hawaiana. No me importa su personalidad, quiero hechos, no palabras. Y no se ven. Yo quiero un entrenador que llevando casi 5 meses tenga un plan concreto entrenado, cuando Poyet que aun no tiene. Porque a mi correr a la presion a campo completo con un 433 a que suene la flauta no es un plan, es una simple arenga. Quiero un entrenador que entienda las caracteristicas de sus jugadores, su posicion ideal y sus defectos. Un entrenador que me de la sensacion de que sabe que pasar en el campo y que tenga influencia para alterar/corregir lo que vaya pasando. Y eso no lo veo. Veo uno que dice que todo es igualado y que depende de la moneda al aire, y que la aficion lo hace complicado. Pues mire no, normalmente el que sabe lo que hacer y como hacerlo, saca mas que el que va improvisando a verlas venir. El Granada perdio por la minima contra el Barcelona sin hacer ridiculo no por fortuna, ni por mejores jugadores... ssino que sabia competir y no se dejaron llevar.

    Soy el primer interesado es que esto remonte con Poyet y tragarme las palabras. Pero no veo que lo que no ha conseguido en 5 meses con tiempo y paciencia, lo vaya a hacer ahora con prisas y sin credito.

    Saludos bohemios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo con cada palabra del compañero Hawkeye. Coincide plenamente con mi opinión.

      Serra Ferrer no le caía bien a nadie, pero ganaba y jamás ponía excusas.

      Precisamente todo el ruido alrededor lo ha provocado el entrenador, y no lo ha evitado de la única manera que a los béticos nos interesa: Ganando. Demsotrando que tiene un plan.

      Otro año más, al priemr tropiezo cambiamos el plan.

      Mr bandazos, entrenador totalmente perdido.
      Ya debería estar aquí el sustituto.

      Eliminar
  5. Hay muchos asuntos. Unos son extra o semideportivos: los absurdos enfrentamientos con la grada y Rubén, los tal vez no tanto con Ceballos, las bajadas de brazos ante los grandes. Luego están los deportivos puros, como esa falta de un estilo acorde con la plantilla (haberlo haylo, pero antiguo y no muy bien ejecutado) y la falta de finura posicional, mat5erializada en Castro. Son los dos asuntos que llevo semanas echando en cara a Poyet.

    Faltan ideas, à mon avis. Los "huevos huevos" (con perdón también) tienen poco recorrido.
    Salud
    JR

    ResponderEliminar
  6. Me tomo la libertad de reproducir un mensaje de Pearl Jam que parece haberse perdido por la red:

    "Buenas a todos, hace tiempo que no comento pero siempre os leo.

    He caído en las redes pesimistas y creo que Poyet es más de lo mismo, si parece que hay cierto trabajo y mejora levemente lo que había pero no está a la altura de lo que se requiere aquí en Sevilla.

    Si bien es cierto que el Espanyol tuvo una ocasión de gol (y la metió) y que contra el Osasuna tampoco le hicieron muchas ocasiones. El Betis parece que compite de tú a tú contra estos equipos y el resultado se resuelve a base de un poco de suerte para uno u otro.

    No me gustó nada Jonás, el único que ponía algo de criterio es Petros, y el brasileño no puede recuperar balones, organizar el juego y pelearse con medio equipo mientras Felipe y Jonás deambulan cerca de él prácticamente sin ofrecerse...
    Tuvimos ocasiones para ganar (o empatar aunque creo que después del gol se tuvo posesión, dominio pero ocasiones claras sólo la del final), pero este equipo con el presupuesto que tiene este año, con el pontencial en la plantilla y con la afición, no se merece ganar al Osasuna en el descuento, caer goleado en casa por mucho Madrid que se llame o perder contra el inoperante Espanyol (que si en lugar de Poyet, hubiese venido Sanchez Flores poco hubiese cambiado el panorama).

    Soy partidario del "Poyet vete ya" siempre y cuando me digan a quien van a traer, porque el único que me gusta es Marcelino y creo que no puede entrenar este año en 1º división. Y no quemaría la bala del entrenador del Betis B tan pronto.

    Del partido de ayer salvo a Alex Martinez: me pareció que defendió bien, subió con acierto y colgó muchos balones al área. Y a Petros más que por acierto, por la rabia que transmite.
    Por último, tras la polémica contra el Osasuna, mal partido de Ruben Castro al que le llegó poco y buscó menos.

    Vivo con la confianza de que en algún momento la suerte nos cambiará, traeremos a un entrenador de verdad y volveremos a ser el equipo que fuimos,porque es lamentable 12 victorias en casa en los últimos tres años.

    Saludos béticos sufridores. "

    ResponderEliminar
  7. En efecto, uno de los problemas que hubo fue que casi nunca aparecieron Jonas y Felipe para hacer progresar la jugada en segunda línea, para fluir hacia los tres de arriba (supuestamente Joaquín, Castro y Sanabria). Eso es de primero de construcción de juego. Felipe estaba muy fuera, Jonas muy atrás, y al final era Joaquín quien subía el balón y se encontraba con los dos de arriba rodeados de seis rivales. Insisto; falta sutileza posicional. El correcalles es lo que tiene.

    El balance empieza a desvelar que somos los iguales de Granada, Osasuna y Espanyol. Feo asunto.

    Saludos
    JR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente JR, los jugadores necesitan un plan, salvo que tengas Xavi que te ordena al equipo desde dentro, monopolizando la pelota.

      Ante la falta del mismo, los jugadores se frustran y desesperan.

      Cada ataque del Betis, se ven desmarques al mismo espacio por diferentes jugadores provocando un atasco, o tres jugadores yendo al espacio y ninguno pidiendo al pie. El Betis es muy fácil de defender porque se defiende sólo.

      Eliminar
  8. Es que con Xavi el Barça sí tenía un plan. Ahí tocamos dos asuntos: uno, el estilo de juego. Se puede jugar y ganar jugando fñutbol de posición, jugando al contragolpe, o intentarlo como Poyet, que ha tomado una especie de línea británica de presión alta sin una posesión demasiado cuidada. Para eso hace falta muchas concentración y un mediocampod e atletas... que luego lo pasan mañl con balón. Para mí es un fútbol anticuado, y por eso casi nadie lo hace. Él verá.

    Y luego, tal vez coherentemente con eso, está el desorden en ataque. El Barça de Xavi jugaba ese fútbol precisamente posicional en el que el rol de cada cual se cuida muchísimo. Aquí cada cual la pide un poco donde le parece adecuado. Mal asunto. Para mí sobra movilidad.

    Saludos
    JR

    ResponderEliminar