domingo, 13 de diciembre de 2015

Las Palmas 1 - Betis 0 (15ª jornada de Liga de Primera División)

LAS PALMAS (1): Javi Varas; David Simón, Hernán, Garrido, D.Castellano; Jonathan Viera, Vicente Gómez, Roque Mesa (Valerón, m. 85), Momo (Nauzet Alemán, m. 71); Tana (Willian, m. 81), y Araujo.
BETIS (0): Adán; Piccini, Westermann, Jordi Figueras, Vargas; Joaquín (Vadillo, m. 78), Xavi Torres, Petros, Cejudo (Van Van Wolfswinkel, m. 90); Rubén Castro y Jorge Molina (Van der Vaart, m. 82).
Gol: Min, 93, Willian.
Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Bien. Amonestó a Roque Mesa, Viera y  Castellano.
Fuerte viento lateral, muchos béticos y aceptable césped en el Estadio Insular.

Como un espejo deformante, el juego al pie del Las Palmas de Quique Setién devolvió anoche al Betis de Mel una fea imagen de su fútbol actual: especulativo, desordenado y de mal trato al balón. El muy tardío gol de los locales (ojo: colistas) castigó justamente a un equipo que apenas si buscó el marco rival durante quince minutos.

Primer cuarto de partido
Es probable que la no alineación de N'Diaye sumara al efecto físico de su ausencia (cubre el doble de campo que Torres) uno psicológico: los jugadores parecieron pensar que el partido de ayer era un mero trámite a la espera del de la semana próxima, y fueron barridos por Las Palmas durante los primeros veinte minutos. Los locales presionaban muy arriba y hacían un verdadero descosido por el lateral derecho de la defensa bética, donde a las caídas a banda de Araujo se añadían la calidad de Jonathan Viera (extremo izquierdo a pìe cambiado), las subidas de Castellano, el toque de Tana, la escasa ayuda de Joaquín y el pésimo partido defensivo de Pîccini. Westermann, apagafuegos en la zona, Adán y la fortuna permitieron al Betis salir indemne de una verdadera catarata de ocasiones. Las Palmas aplicaba con pleno acierto el ciclo virtuoso del juego estilo Barça: ataques largos, buen toque por dentro y fuera que empuja al rival contra su área, riesgo de pérdida sólo cuando este está ya encerrado con sus hombres muy atrás y muy amontonados, y en consecuencia presión postpérdida muy eficiente, pues el rival, demasiado junto, no tiene a quién dársela. La posición de Molina, muy atrasado y lejos de Rubén, y por tanto imposible objetivo para los balones largos, ayudaba poco al Betis a tenerla.


Durante esta fase apareció además un grave y recurrente problema defensivo de este Betis, reconocido ayer por el propio Mel en la rueda de prensa: la descoordinación en la presión. Lo explicamos: ante el claro 4-4-2 defensivo del Betis Las Palmas estructuraba posicionalmente bien su 4-2-3-1 para atacar: Vicente Gómez solía meterse cerca de los centrales, Roque Mesa se adelantaba al interior derecho y Tana, mediapunta, caía a la zona de interior izquierdo. Ante este posicionamiento casi en 3-4-3, completamente previsible, el equipo defensor tiene las dos opciones defensivas habituales: o bien emparejar a sus mediocentros con los dos interiores y permitir un tres contra dos en la salida de balón, o ir arriba a presionar uno contra uno, en cuyo caso hay que atajar el problema del hombre de menos en el centro del campo: o bien salta un central, o se bascula lateralmente (y se libera de marca a un lateral rival), o el mediocentro posicional tiene que tapar mucho campo para paliar el problema.


El hombre clave del equipo defensor para decidir si se va o no a la presión alta es el mediocentro más adelantado: si espera y se empareja con un interior rival, el equipo debe esperar; pero si se va a por el mediocentro (o pivote) rival todo el equipo debe pasar al modo de presión alta y buscar el robo. Efectivamente ayer Petros saltó casi siempre a por el mediocentro –acompañado naturalmente por Molina y Rubén–, pero el resto del equipo se quedó metido atrás: ni Figueras tiene la agresividad de Bruno ni Torres el físico de N'Diaye. Incapaz Xavi de tapar tanto campo como el senegalés para  contener a Tana y Roque Mesa, y con Joaquín y Cejudo bastante abiertos, el agujero en el centro fue de enormes dimensiones. 

Segundo cuarto de partido
Intercambiadas por Mel las posiciones de Joaquín y Cejudo como extremos y, sobre todo, faltos de fuelle los locales tras una sucesión de salidas a presionar, el Betis toma aire y toca un poco el balón, sin mayores consecuencias. El partido entra en una fea fase de imprecisiones. El agujero por el centro sigue sin solucionarse (ni lo hará durante todo el encuentro), pero el Betis juega lejos de su porteria y los locales ya no llegan tanto arriba.

El buen posicionamiento ofensivo canario, por cierto, también dejó ayer en evidencia el mal trabajo posicional ofensivo de este Betis: una vez más su estructura pareció ser fruto de la improvisación. Sorprendentemente era el hiperactivo Petros quien venía a tocarla de cara cerca de los centrales, de modo que el segundo escalón quedaba para Torres, un hombre poco capacitado para jugar de espaldas, darse media vuelta y salir en conducción si la jugada lo requiere. Cejudo solía ayudar en esa zona interior, pero el fútbol bético rara vez superaba esa segunda línea.

Minutos 45 al 60

El Betis sale muy enchufado y por primera vez en todo el partido toca el balón con algún acierto y llega al área rival con algún peligro, aunque nunca logra continuidad en el juego ni fluidez.

Última media hora
Las Palmas ajusta de nuevo la presión y el Betis, mal situado en ataque, ya es incapaz de progresar con balón. El conformismo con el empate, a la espera del milagro habitual de Rubén, se apodera de los béticos. Uno y otro entrenador cambian jugadores sin tocar los esquemas, pero Setién es más ambicioso y mete al veteranísimo Valerón como centrocampista. El Betis trata en algunas jugadas de presionar arriba pero los locales tocan con riesgo y mucha paciencia desde atrás, de modo que las recepciones en la mediapunta de los canarios se repiten una y otra vez sin que los béticos impidan a Araujo, Tana o Willian José darse media vuelta a placer. La última vez que esto se tolera es ya dentro del área y en el minuto 93.


Jugador por jugador
Adán: Como casi siempre, muy bien en todos los aspectos salvo en su mediocre juego de pies.
Piccini: Su rendimiento descendente exige ya un banquillazo. Ahora ni ataca ni defiende: permitió mil veces que sus pares lo encararan y salieran por dentro sin ofrecer la menor oposición. 
Westermann: Junto a Adán, el único salvable del equipo. Le aparecieron mil fuegos y los apagó casi todos, por alto y por bajo.
Figueras: Muy en su línea, se situó bien y no cometió errores graves pero –como en la jugada final– permitió el juego canario desde la pasividad. En ataque fue incapaz de mandar siquiera pelotazos bien orientados. Es preocupante que, imputado y todo, haya adelantado a Pezzella.
Vargas: Se ofreció poco en ataque pero casi nunca se dejó rebasar en defensa. Momo no las olió.
Joaquín: Mucha voluntad, pero muy escaso acierto.
Torres: Otro imputado cuya presencia como titular es de por sí preocupante. Sencillamente ni tiene nivel para el Betis, ni físico ni técnico.
Petros: Como ya hemos avisado en muchas ocasiones, si va a presionar sin acompañamiento ni medida su espalda se convierte en un latifundio para el rival. Quiso estar en todas, y es cosa del entrenador decirle en cuáles debe y puede estar y en cuáles no.
Cejudo: Como suele: enredado con balón y trabajador sin él. Asegura un rendimiento como y cuando sea, aunque mediocre.
Molina: Mal partido. Está lento y nunca se entendió con sus compañeros, ni siquiera con Rubén.
Castro: Algo ansioso por jugar donde jugaba, no supo asociarse ni acertó en las dos –difíciles– que tuvo.

Vadillo: Dio un cierto dinamismo al ataque.
Van der Vaart: La triste sensación que da su físico es la de exfutbolista.
Van Wolfswinkel: Mel lo usa para perder tiempo con 0-0.

Mel: Cansa un tanto observar ciertos errores tácticos recurrentes, como la desordenada presión o la salida de balón improvisada, que se repiten partido tras partido sin que se tomen medidas. El juego –una vez más– especulativo de su equipo tuvo justo castigo.

Los comentarios son, como siempre, bienvenidos.

En Twitter, @juanramonlara7

10 comentarios:

  1. (Lobo, me ha llegado un comentario tuyo al correo electrónico pero no sale aquí: ¿es borrado intencionado o quieres que lo recupere acá? Saludos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayer lo vi publicado, no sé qué habrá pasado. Tú mismo, creo que sobre todo me lamentaba...

      Eliminar
    2. Allá va:
      "Hola,
      he visto el partido en diferido sin saber el resultado, y bueno, pues que queréis que os diga. Se lo merecían desde hace tiempo. Ellos. Nosotros no nos merecemos este Betis ramplón y raterillo (jugando a nada y a aprovechar lo poco del contrario).
      Jugada que define a este equipo: minuto 64, falta a favor a mitad de campo contrario. Saca Petros en corto a un encimado Piccini, que la pierde y se monta un contraataque que llega a nuestro área. Equipo sin trabajar, improvisador, feo, aburrido, simplón... Anda a tomar viento ya!
      El derbi no sé si tendré arrestos para verlo, después del esperpento que me acabo de tragar.
      Y una vez más. Figueras, Torres, Cejudo, Molina...
      Y los cambios de VdV y VW al final... hay que ser sinvergüenza, como poco.
      Gol en el minuto 92. Yo sigo como en el día de la marmota, como si hubiera jugado el Betis de los 25 puntos...
      El horror, el horror."

      Eliminar
    3. Pes se notaba el justo enfado, sí... Digamos que el no jugar a nada y el plantel de jugadores arriba descrito definen bastante bien la situación. Un saludo
      JR

      Eliminar
  2. Viendo a Pezzela en copa q no desentonó y viendo jugar a pie cambiado a Westerman para poner a Jordi.. se intuye que lo de Mel vuelve a ser otro duelo con una secretaría tecnica.
    Lo de poner a Cejudo con Xavi y Petros.. suena a disparate porque corren y presionan pero no juegan...
    Lo del primer cambio camino del 75 parece de chiste jugando con el colista y lo de meter a Ricky en el 91... con 0-0... buscando el empatito ?? Con el colista ???

    Para los agoreros.. que se apunten un nombre: Quique Setien
    Me gustaría ver a Mel con el equipito de Las Palmas y a Quique con el horrible equipo de Maciá... porque vaya baño con unos jugadores q si los tuvieramos.. sería defenestrados por la grada.

    Hay vida después de Mel.. y ahora el Sevilla, Barca y Eibar... que vayan buscando ya un entrenador antes de algun fichaje porque.. si no los va a poner pa que fichar...

    Que mala pinta de entrenador...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lod e Westermann no estoy de acuerdo: es ambidiestro, y creo que si acaso tirando ligeramente para diestro. Pero en lo demás he de darle la razón, mal que me pese. Los argumentos estrictamente futbolísticos son muy pobres, y por debajo, es cierto, del nivel de la plantilla.

      Saludos
      JR

      Eliminar
  3. No me gusta la sensación de semana de trámite que se ha instalado en el club y que amenaza con extenderse al partido de copa. Difícil de digerir la falta de ambición, llamémoslo así, que transmitieron ayer los jugadores con su juego y el entrenador con los cambios, hasta el punto de que los aficionados llegamos al final del partido con el mismo enfado que si fueran 4-0 aunque el marcador estuviera empatado. Luego te meten el gol en el descuento y lo único que se te pasa por la cabeza es que lo merecíamos.

    Quiero recordar que en todos los partidos de liga hay los mismos puntos en juego y me parece más práctico concentrar las energías en los enfrentamientos contra los de abajo que contra Barcelona o Sevilla.

    Por lo demás, nada que añadir al análisis del autor, sólo que tuve la suerte de perderme el primer cuarto de partido, eso que me ahorré ;)

    Espero que por una vez aparezca el carácter competitivo, la suerte nos acompañe y saquemos adelante los dos partidos esta semana. Así tendremos la suerte de disfrutar de un bonito maratón de partidos en Enero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe lo que se perdió... Tremendo.

      Disiento en un punto: para mí los del Sevilla no son, en absoluto, tres puntos más. Decir que en fútbol sólo importan los puntos a final de temporada es falaz: importan los partidos, de uno en uno (para jugarlos se organiza el campeonato, no para repartir puntos o para permanecer en Primera... para jugar más partidos). Y el derbi es sin duda uno de los partidos del año. Dicho esto, relajarse nunca conduce a nada bueno, ni por correr menos el día 12 se corre más el 19, sino, ciertamente, al revés.

      Salud
      JR

      Eliminar
  4. El análisis impecable, una vez más. Muy bien explicado lo de la presión mal hecha.
    Mel ha empezado a elegir mejor a los futbolistas titulares pero ahora resulta que jugar al fútbol no es tan sencillo como poner a los once mejores o más idóneos. Hay que entrenar, trabajar y jugar uno, dos, tres, cuatro partidos seguidos respetando una misma filosofía de juego, incluso aunque se pierda.
    Los 19 puntos que tenemos son fruto de la suerte. No merecemos más de diez. Estos 4 meses de competición han sido un despróposito total en cuanto al juego desplegado. Ningún equipo de primera juega tan mal como nosotros. Pero lo peor de todo es que esos 19 puntos han servido para tapar todo lo que se estaba haciendo mal, que era mucho.
    Ahora se ha corregido lo de la elección de futbolistas, que es siempre lo más fácil, pero falta crear una dinámica de juego predecible y conocida por los jugadores. Esto no va a resultar tan sencillo. Peor aún. No tengo claro que Mel sea capaz de ello y/o esté legitimado entre la plantilla para tan siquiera intentarlo. Si te pasas cinco meses dando bandazos y echando balones fuera cuando las cosas salen mal entra dentro casi de la ciencia ficción que, suponiendo que aciertas a iniciar un discurso coherente, los jugadores te tomen en serio.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Javi.

    En efecto, Mel parece empezar a atinar con las alineaciones (o sea, se van pareciendo a la que le pedimos- hace tres meses, jeje). También pienso como tú de lo que sigue: ahora falta TENER una idea de juego y ENTRENARLA. Para eso primero esa idea tiene que estar clara y ser coherente con la alineación, cosa que, insistiré, NO sucede. Cuando coincidan sobre el campo Ceballos, Petros (o Digard), N'Diaye, Joaquín, Vargas... y se juegue a lo que se debe con esos jugadores durante varios partidos, se verá algo. Igual para entonces estamos en mayo...
    Saludos
    JR

    ResponderEliminar