domingo, 7 de febrero de 2016

Betis 1 - Valencia 0 (23ª jornada de Liga de Primera División)

BETIS (1): Adán; Montoya, Pezzella, Bruno, Vargas; Musonda, N'Diaye, Petros, Ceballos (Portillo, m. 74); Van Wolfswinkel (Jorge Molina, m. 72) y Rubén Castro (Digard, m. 90).
VALENCIA (0): Ryan; Barragán, Mustafi, Abdennour, Siqueira (Gayá, m. 44); Feghouli (Rodrigo, m. 59), Dani Parejo, Zahibo (Santi Mina, m. 76), Cheryshev; André Gomes y Álvaro Negredo. 
Gol: 1-0, minuto 49: Rubén Castro.
Árbitro: Sánchez Martínez, murciano. Mal. Expulsó por doble amarilla a Gayá. Amarillas para Pezzella, Mustafi, André Gomes, Cheryshev, Dani Parejo, Zahibo, Dani Ceballos, Adán y Montoya.
40.000 espectadores y muy buenas condiciones para el fútbol en el Villamarín.

Un aceptable y muy igualado partido ha dado hoy al Betis una importante victoria. Aunque tiene aún mucho margen de mejora, el Betis hizo caso a las mejoras a su alcance que tantas veces hemos reclamado aquí –en concreto, la presencia de un segundo delantero que mitigue la falta de gol del equipo y la voluntad de tener el balón para hacer un fútbol adaptado a su plantilla– y gracias a ello ahora al menos nivela el juego y se pone en disposición de ganar los partidos.

Primera parte
Pareciendo casi obligatorio (por razones que no vienen al caso) jugar con cuatro atrás en España, los equipos más avanzados tácticamente hoy en nuestra liga juegan un sistema mixto de 4-4-2 defensivo con 4-3-3 ofensivo, que alterna la solidez defensiva del doble pivote con la mejor salida de balón del pivote único, sin el lastre de la vieja salida con doble pivote ofensivo que tanto ha castigado a equipos como el Madrid de Benítez o el Manchester City de Pellegrini. Hay dos maneras habituales de hacer la transición de uno a otro: la clásica mediapunta o el falso extremo. El Valencia entrenado –aún a estas horas– por Neville realizó la primera de ellas: Parejo se descolgaba como interior a la derecha de Zahibo, y André Gomes, uno de los hombres avanzados del 4-4-2 defensivo, se retrasaba al interior izquierdo en ataque.

El Betis tenía en cancha un equipo perfecto para jugar con un falso extremo y uno auténtico: Ceballos a pie cambiado para meterse por dentro desde la izquierda, y un Musonda con recorrido y velocidad suficientes para llegar arriba desde la derecha y seguir al lateral. Para jugar bien este sistema hay que cuidar de que el mediocentro de la pareja defensiva que mejor pueda hacer funciones de interior quede en el lado contrario del falso extremo, y de que el delantero –de la pareja que queda liberada en fase defensiva– que mejor caiga a banda lo haga en el mismo que este. Son los casos, bien planificados, del Barça de Luis Enrique (Rakitic falso extremo derecho, Iniesta queda a la izquierda de Busquets, Messi cae a la derecha) y del Madrid de Ancelotti-Zidane (Isco falso extremo izquierdo, Cristiano cae a ese lado, Modric queda como mediocentro derecho en defensa). Sin embargo Merino no tuvo hoy la sutileza necesaria para velar por este detalle, de modo que aunque Ceballos y Musonda estaban bien situados, las parejas Ricky-Rubén y Petros-N'Diaye se permutaron indistintamente, echados a un lado u otro, de modo que los espacios se aprovecharon mal y, como ya sucediese meses atrás, los interiores béticos solaparon indebidamente sus zonas de influencia.

 Mal. La natural y adecuada tendencia de Ceballos a pedirla dentro, de Petros a conducir en posiciones de interior y de N'Diaye a sacarla entre los centrales juntó a los dos primeros y dejó vació el interior derecho (en verde el 4-4-2 defensivo, en blanco las posiciones de inicio del ataque estático).

Peor. Dejar a los dos mediocentros en paralelo ahoga la salida de balón y obliga a Ceballos a jugar muy abierto, donde sus regates no avanzan metros: no es extremo.

Bien. Una simple corrección de las posiciones de los mediocentros y los delanteros, como hacen Barça y Madrid, deja a cada uno en su sitio ideal sin perder nada a cambio. Y aunque lo hagan Barça y Madrid no cuesta millones.

Atoró esto el juego ofensivo bético, pese al descaro de Musonda. Sí presionó bien y muy arriba el Betis, con Petros muy adelantado en busca de Zahibo. Cierto que esto dio alguna superioridad por dentro a los visitantes, con Parejo y Gomes frente a N'Diaye, que hallaron en el pelotazo a Negredo una buena manera de hacer circular la pelota hacia esos tres cuartos béticos (como ya sufriera el Villamarín hace algunos años); pero la falta de llegada arriba propia del sistema de los valencianos, con el temible Feghouli en clara baja forma y el novato Cherishev desaparecido, dio como resultado un dominio infructuoso y un primer tiempo muy físico, de pérdidas rápidas y muy pocas ocasiones de gol.

Segunda parte hasta el minuto 85
Petros comienza a situarse con alguna frecuencia más a la derecha de N'Diaye y el Betis logra así más fluidez. Los centrales ganan cada vez más balones a Negredo, Van Wolkswinkel a su vez empieza a bajar muchos, el equipo adelanta pues líneas y encuentra muy pronto el gol gracias a un tiro errado: cosas de tener dos delanteros en el área rival. A partir de ahí el Valencia se desquicia y se tira arriba, retirando incluso a Zahibo y dando ocasión a los béticos de cerrar el partido en contras conducidas por Musonda. Merino cambia cromos arriba y a la izquierda.

Final del partido

Expulsado Gayá y con los cambios hechos, el Valencia queda en un extraño 3-4-2 sin lateral izquierdo. El Betis no sabe aprovechar la superioridad, se precipita en las contras en lugar de cuidar la posesión, Merino lo mete más atrás al sacar muy al final a Digard, y concede un par de ocasiones muy claras.

Jugador por jugador
Adán: Otro partido casi perfecto, con apenas un leve error en la media salida del gol anulado al Valencia.
Montoya: Su debut pareció algo precipitado pues apenas ha llegado y Molinero cumple, pero se mostró en forma y expuso sus virtudes: potencia física y el manejo de balón propio de quien acumuló una treintena de partidos a las órdenes de Guardiola.
Pezzella: Mejor que nunca en defensa, muy bien colocado y expeditivo, y como siempre en ataque, algo grave si el equipo quiere cuidar el balón. Lidió bien con una tarjeta temprana.
Bruno: Tras una buena primera parte estuvo algo dubitativo en la segunda. Bien por alto y en la salida de balón, en la que tomó los riesgos debidos.
Vargas: Muy activo y más anticipativo: se diría que traspasó sus kilitos de más a Feghouli. Su costumbre de colgarse del larguero le permitió esta vez salvar un gol.
Musonda: Muy prometedor debut, sutil semiasistencia incluida. Da la velocidad que Mel reclamaba y además aguantó muy bien el partido pese a tener que seguir siempre a su lateral, algo tácticamente muy importante. Es curioso que la prensa lo haya calificado de mediapunta: no se parece en nada en absoluto a los que por aquí circulan, como Ceballos, Portillo o Fabián, porque conduce bien el balón pero además es muy rápido, lo que le da un tremendo desborde. En resumen: es un extremo.
Petros: Aunque algo más torpe con balón de lo usual, volvió a robar un millón de bolas.
N'Diaye: Una vez más hizo un enorme despliegue físico con el que barrió a los rivales, aunque falló en largo y no encontró líneas de pase por la mala ubicación ofensiva del equipo.
Ceballos: Sigue chupando mucho más de lo debido, pero mejoró mucho en colocación en defensa (siguió bien a su lateral en lugar de dar carreras sin sentido) y en ataque (esperó que la pelota le llegara a él, en lugar de ir a buscarla). Implicado.
Van Wolkswinkel: Tras un inicio muy flojo empezó a ganar los balones largos que se le reclaman. Buena movilidad y una asistencia, aunque afortunada. Es inexplicable que se le fichara y se le traiga un competidor sin haberle dado tres partidos seguidos.
Rubén Castro: Se movió bien y tuvo la intuición tan suya ante el gol.

Molina: Tocó pocas, entre ellas un gol anulado probablemente legal.
Portillo: Demasiado débil.
Digard: Muy nervioso. Minutos horribles.

Merino: Ha hecho los deberes básicos: poner otro delantero y tratar de que su equipo juegue al fútbol. Sigue faltándole finura para situar al equipo en ataque. Ahora tiene mejores mimbres, y debe aprovecharlos.

Los comentarios son siempre bienvenidos. En Twitter, @juanramonlara7.

13 comentarios:

  1. Baeticus Astigitanus8 de febrero de 2016, 0:08

    A mí no me ha gustado hoy el Betis. El juego ha sido muy trabado y no hay rastro de esas combinaciones que vimos en el partido contra el Villarreal. Más en concreto me han disgustado Petros y Ceballos, ha faltado una buena distribución en el centro del campo. Ya sé que no tenemos un organizador que realice esa labor, pero creo que es hora de plantearse quitar a uno de los mediocentros defensivos y poner en su puesto a Fabián (cuando se recupere) o a algún otro.

    No obstante soy optimista porque el equipo tiene actitud y parece muy implicado. Además, en los próximos días vana a empezar a reincorporarse jugadores válidos como Kadir, Joaquín, Cejudo o Fabián. Y está claro que los fichajes aportan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo sin embargo creo que no vamos a tener mejor once que el de hoy, si acaso (si lo demuestra) con Damião por Ricky. Musonda es físicamente superior a Joaquín y técnicamente a Cejudo, y en su puesto hay poca complicación táctica y mucha exigencia física, así que jugará mucho. Petros y Ceballos, como dices, están mal distribuidos. Esto a mí me quema mucho porque lo vengo denunciando desde septiembre con Mel, cuando jugaban Van der Vaart o Portillo por Ceballos (Dépor y Espanyol en casa). Y es MUY FÁCIL de solucionar sin coste alguno. Tanto, que voy a incorporar dibujito al análisis. ;)

    Es cierto (Javi R. lo ha planteado) que Fabián tiene pinta de mediocentro creativo, digamos, pero yo ahora mismo no renunciaría a Petros ni N'Diaye. Bien colocados, ninguna falta de organizador, estimo.

    Un saludo, y voy a ello.
    JR

    ResponderEliminar
  3. Importante victoria para coger aire y confianza. Lo que menos me ha gustado ha sido la gestión de la superioridad numérica. No podemos permitir que tras la expulsión, el rival haya tenido 3 opciones claras de empatar, el gol anulado de falta, la parada de Adán a Rodrigo y el último susto en el descuento tras la indecisión de los defensas ( en esta última era tan sencillo como que en el origen de la jugada Jorge Molina se hubiera llevado el balón al corner y allí muere el partido ). Creo que el equipo debe tener más tablas para manejar estas situaciones. Lo más positivo es que se ve al equipo enchufado e implicado, poco fútbol eso sí, cabe esperar al menos que la primera de parte de Anoeta no se vuelva a repetir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, muy mal gestionada la superioridad. Es otro de los muchos defectos de no haber trabajado bien la posesión de balón y la colocación necesaria para gestinarla, aunque el carácter de los jugadores debe también imponerse en momentos así.
      Saludos

      Eliminar
  4. Enhorabuena por tu análisis JR y enhorabuena a los béticos por la victoria, que ya la necesitábamos.
    Coincido con tu análisis.
    Está claro que este Betis es mucho más físico que el de Mel. Y que a Merino no le va a molestar jugar de forma más directa, y elaborando muy poco las jugadas. Así jugó el año pasado los cuatro partidos y quien haya visto el Betis Deportivo. Por lo que no creo que vaya a molestarse en modificar el centro del campo que le está funcionando.
    Esperemos que consiga inculcar la idea de la presión alta sobre el contrario. Me da la impresión de que es posible que veamos a Rubén Castro en algún que otro partido en el banquillo, ya que su trabajo defensivo es nulo.
    Saludos, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por ambas enhorabuenas. No estoy del todo de acuerdo en lo del físico (Musonda, cierto, ha aportado bastante). O sí, pero si matizamos que Mel no tenía un equipo físico pero pretendía hacerlo jugar como si lo fuese, a la inglesa antigua, a base de pelotazos y presión.

      Y aquí entra un problema que creo muy importante: el éxito de una presión alta tiene mucho que ver con las condiciones en las que pierdes el balón. Por eso el Barça o el Bayern "contrapresionan" tan bien y tan alto: porque lo pierden con el rival aplastado contra su portería, donde le es imposible encontrar salida. Salvo que tengas un equipo superdotado físicamente para jugar estilo vasco años 80 (y no creo que el Betis lo tenga), es imposible presionar bien arriba si no has tocado antes el balón muchas veces; de lo contrario juegas al borde del abismo, en riesgo permanente de catástrofe, como nos pasó ante Athletic, Eibar y tantos más. Y yo creo que con este equipo de Ceballos, Ribén y Petros se puede tocar bien el balón. No digo como el Madrid o el Barcelona, pero se puede, si te colocas bien y lo trabajas. De hecho ayer se intentó.

      Un saludo, Antonio

      Eliminar
  5. Creo que tanto Baeticus Astigitanus como JR teneis razón. El equipo jugó mal al fútbol pero la alineación es la mejor que se puede sacar hoy en día.
    De acuerdo también con todas las demás apreciaciones y MARAVILLADO con tus explicaciones y "dibujitos". Me rindo a tus pies, así de claro! gracias y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javi ;)

      Realmente no veo mucha más cera que la que ardió ayer. No da para más que ganar muy apurados a un Valencia tristísimo, pero hace un mes estábamos, sin duda, mucho peor. Y creo que con estos hay margen de mejora. Veamos si Merino es capaz de sacarlo.

      Un abrazo
      JR

      Eliminar
  6. Yo tengo una opinión distinta. No se trata de jugar bien o mal. Se trata de atreverse o no.
    Cuando el Betis de Velazquez era un desastre, llegó Merino y les hizo ver que se podía ganar en casa y fuera.

    Ahora igual. Se trata que después de haber ganado un solo partido en casa en la primera vuelta, los jugadores estaban ayer "acojonados". Si se hace un buen papel en Coruña.. el equipo se lanza...

    Y cuando el equipo coja confianza.. será todo mas sencillo y el juego podrá ser mejor... como el año pasado. Lo mas difícil es enderezar la moral y el juego.. llegará.

    Casualidad que llevara Ruben 2 meses sin marcar y que lleve dos partidos marcando ?

    Estamos en la senda correcta !!!

    Pd: Soy Merino yo.. y pongo a entrenar a Digar después del partido to la tarde, con la caraja por Dios...

    ResponderEliminar
  7. Te doy la razón en parte: sin duda Merino ha pegado un empujón anímico tamto el año pasado como este. Pero si no hay fondo futbolístico eso es camachismo, huevos huevos si se me permite, pan para hoy y hambre para mañana.

    Lo de los goles de Rubén es buen ejemplo. Los dos fueron a pase de Van Wolkswinkel, los dos con DOS tipos en el área. ¿Cuántas veces tocaron el balón en área rival Fabián o Ceballos como mediapuntas? Si corres pero estás mal situado para meter la pelotita aspiras el cerocero. Una cuestión táctica, que Merino acaba de mejorar (bien ha costado). Así sí.

    O será que a mí es esto lo que me gusta, jeje...
    Salud, A.
    JR

    ResponderEliminar
  8. Estoy pensando ahora en Zidane. Un caso parecido: ha mejorado aspectos anímicos, pero, pienso, también tácticos (copiados de Ancelotti, por otra parte). Y juegan mejor, no sólo sonríen o corren más. ;)

    ResponderEliminar
  9. Baeticus Astigitanus13 de febrero de 2016, 17:25

    Un periodista ha comentado hoy que Musonda debe jugar hoy por la izquierda ya que ahí se va a encontrar con el mediocre defensivamente Juanfran, evita que este lateral suba al ataque y al mismo tiempo que evita al veterano Fernando Navarro.

    Lo comento porque me parece una buena variante táctica al ser este un blog de táctica futbolística.

    Por la otra banda jugarán o Kadir o Cejudo. Ambos me gustan, pero yo me decantaría por el primero: hay que ir a por todas desde el primer momento y según como nos vaya ya ser más conservadores en la segunda parte con Cejudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Es interesante eso de Musonda, desde luego, aunque si Ceballos o Portillo fuesen finalmente titulares concendría no tocar el invento y dejarlos jugar a pie cambiado, sin duda. Lo veremos en unos minutos.

    Kadir o Cejudo... me parece cuestiónd e si quieres tener el balón o no. Si vas a meterte en un partido de balón volador, golpe y contragolpe, Cejudo. Si vamos a intentar tenerla, Kadir. Pero yo pondría a Ceballos, la verdad, si anda bien. Mi amor por los falsos extremos... Un saludo, B.A.

    ResponderEliminar